Blogrutas *****Valle del Aragón

Aspe por cara sur

Por 15 febrero, 2019 febrero 18th, 2019 Sin comentarios
A día de hoy se han de recorrer 2,5 km por carretera nevada
Ascensión al Aspe con esquí de montaña

Ascensión al Aspe por el final de la carretera de Aísa

El Aspe es un pico emblemático, y la zona es única. Es una de las entradas al Parque Natural de los Valles Occidentales, y el lugar es increíble. Con esquís de montaña, además, nos ofrece un descenso como pocos sobre todo en épocas como esta, con abundante nieve.

Actualmente la carretera no está limpia hasta el final, pero tampoco es mucha la distancia a recorrer, y sirve de calentamiento. Son unos 2,5 km hasta la famosa valla donde se suele aparcar sin nieve. Además, la vuelta, esquiando, se hace rápida. Eso sí, hay que añadir una media hora de acceso. A día de hoy, los pocos atajos que hay casi no merecen la pena de coger, pero eso al gusto del consumidor-esquiador. Sobre todo de bajada.

Tras esos 2,5 km de pista nevada, entramos en la zona cercana al refugio de Saleras, y cerca de la confluencia de los barrancos de Estarrón e Igüer, buscamos algún tramo tapado de este último para poder cruzar sin descalzar (no siempre es posible). En esta ocasión tenemos suerte y cruzamos sin problemas. Ahora empieza ya la ascensión en sí. Primero tomamos altura en el lomo, cruzamos el sendero GR11 perpendicularmente, y seguimos subiendo hasta el final de los árboles para acercarnos al famoso embudo.

Para superar el embudo se puede optar por poner cuchillas o calzar crampones. Al gusto. A partir de ahí, si elegimos la zona de nieve soleada, podemos continuar con relativamente buenas condiciones para seguir subiendo. La zona más umbría guarda nieve más dura por el rehielo de la noche. En cualquier caso, seguimos en fuerte pendiente hasta la zona de «Las Llanas», zona kárstica y laberíntica en verano, pero con nieve un estupendo lugar desde el que ya podemos ver la Llena de la Garganta.

El famoso "embudo", que siempre nos guarda alguna sorpresa. En estos días de calor, nieve muy dura por la mañana
Últimos metros al Aspe

Llegamos al Paso de la Garganta de Aspe, entre ambos picos, y nos queda la pala final, una pequeña bajada al collado y una subida final de unos 50 metros que se suele hacer siempre con crampones debido a la dureza de la nieve. Ahora toca esperar un rato (es difícil acertar) para que la nieve, al sol del sur, se vaya transformando, y disfrutar de una bajada espectacular. Tampoco conviene esperar demasiado porque entonces la nieve de la zona inferior (embudo y demás) ya está demasiado primavera.

Así que hacemos la transición y comenzamos derrapando sobre nieve dura y con escamas, para ir viendo como según vamos perdiendo altura, la nieve cambia su estado a primavera y pesada. Pero siempre muy buena nieve. En estos días de calor y fuerte rehielo las condiciones son bastante estables, aunque nunca hay que bajar la guardia, sobre todo si se nos hace tarde en el embudo, que tiene una inclinación considerable.

Deja un comentario