rutas *****Valle del Ésera

Vuelta a la Tuqueta Blanca de Paderna

Por 25 marzo, 2019 Sin comentarios
Ascendiendo uno de los tubos de Paderna. Cuchillas recomendables
Vuelta a la Tuqueta Blanca de Paderna

Desde los Llanos del Hospital de Benasque

A pesar de la pobre innivación que tenemos este marzo casi finalizado, aún quedan reductos de nieve de gran calidad. En este caso, y además como colofón final de un curso de esquí de montaña (perfeccionamiento), nos atrevimos a realizar esta estupenda, solitaria y bellísima circular con esquí de travesía, disfrutando de unos paisajes y unas vistas únicas del Valle de Benasque.

Caminamos por la carretera desde el aparcamiento de El Vado hasta el principio de las pistas de esquí de fondo. Allí mismo calzamos los esquís. En seguida dejamos la pista para adentrarnos en el bosque en busca de los Tubos de Paderna. En último de ellos (subiendo, el más alto), la nieve se ha helado y nos obliga a poner cuchillas (y a practicar la colocación de las mismas sin quitar esquís).

Llegamos a la Coma de Paderna, lugar presidido por tres moles, todas de Paderna: El pico, la tuca blanca y la tuqueta blanca. Un lugar sobrecogedor. Seguimos ascendiendo ahora más suavemente, y ganando altura para acercarnos a la canal que separa la Tuca Blanca de la Tuqueta Blanca. Esta canal se llama de Llausiá. Al principio intimida, y más cuando vemos que la traza existente se ha dedicado a hacer 22 vueltas maría para subirla. Nosotros haremos menos de la mitad.

Los últimos metros serán andando, ya que se estrecha tanto que no merece la pena seguir con esquís. Aquí muchos nos damos cuenta de por qué estamos aquí. Posets, Perdiguero, Ibones de Alba… las vistas sobrecogen, y eso que no estamos demasiado altos.

Últimos metros de la Canal de Llausiá
A partir del Collado del Forau Tancau empieza la diversión

Caminamos hasta encontrar de nuevo la nieve (unas decenas de metros). Aquí comienza una empinada pala con estupenda nieve gracias al sol. Un pequeño ascenso para llegar a otro collado, y de aquí un par de giros y de nuevo un flanqueo y ascenso (ni siquiera ponemos focas) para llegar al punto de partida del fabuloso descenso. El Collado de Forau Tancau.

A partir de aquí, excepto un pequeño tramo de nieve helada, todo es disfrutar y encontrar varios tipos diferentes de nieve, todos estupendos para el descenso. Las sonrisas de todo el grupo lo dicen todo. Tras dejar el Forau Tancau vamos a buscar los Tubos de Paderna y seguimos la fiesta ahora entre árboles y palas de nieve estupenda.

Deja un comentario